martes, septiembre 09, 2008

Amistad


Son inumerables los autores y aficionados que han escrito sobre la amistad, esa emoción que forma parte principal de nuestra vida desde la mas tierna infancia. Desde mi humilde posición, si algo he sacado en claro es que cada persona experimenta la amistad a su manera, como casi todas las emociones humanas. Y es que el ser humano es sin duda diverso, y lo es mas aún en los pensamientos y las emociones que en el aspecto exterior. Así que cada cual tiene su definición de amistad particular, basada en su forma de ser única, en sus experiencias y recuerdos intransferibles.

Para mi la amistad es algo profundo. No es algo que uno encuentre cualquier día tirado en la acera. Para mi la amistad es muy diferente del “colegueo”. La amistad no es solo pasárselo bien, reírse y compartir momentos; la amistad es estar dispuesto a sacrificar lo que haga falta por tu amigo, es compartir las horas mas amargas de cada cual, es conocerse lo suficiente para entender al amigo a veces mejor que él mismo, es poder poner tu vida en manos ajenas sin miedo.

Poniéndonos metafóricos, la amistad es una hoja de papel. Al principio está en blanco, pero con el tiempo se va llenando de anotaciones, de recuerdos, de momentos compartidos, de confianza dada y recibida, de manos abiertas y abrazos mas necesarios que el aire.

Por supuesto, como en cualquier texto a mano, también hay errores, incorrecciones y tachones que estropean la presentación. Algunos con el tiempo desaparecen, otros permanecen escondidos pero siempre presentes, y solo el peso de muchas líneas posteriores puede hacerlos pasar inadvertidos. En definitiva, los amigos son aquella gente en la que los tachones apenas se notan, y no llegan a enturbiar la obra.

Sin embargo ¿Qué ocurre cuando manos ajenas deciden tomar ese papel, arrugarlo y tirarlo a la basura?

Ocurre que no importa que manos (sean propias, ajenas o de ambos tipos) traten de rescatarlo y alisarlo de nuevo: Las marcas quedan ahí para siempre, como diminutas fallas tectónicas en nuestro mundo de papel. Y por mucho que trates de escribir nuevas líneas, las letras salen siempre torcidas, titubeantes, inestables.

Y, lo peor de todo, es que incluso las viejas palabras e imágenes que decoraban el papel y hacían de el una gran obra aparecen ahora trastocadas, deformes, irreconocibles.

Por eso toda mi vida he sido partidario de la corrección, del tachón siempre dispuesto a aceptar una línea nueva, de las palabras y los oídos siempre tendidos como puentes de salvación.

Porque nada se puede hacer con un papel arrugado, mas que arrojarlo a las hogueras del olvido que todos llevamos dentro, y que paso a paso nos devoran por completo.



Si pudiera...




6 comentarios:

Pacuxo dijo...

Te llamo a la tarde ¬¬

Zita dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Zita dijo...

hay que encontrar gente con la misma idea de la amistad. Quieres ser mi amiwito? xD

Edel dijo...

Metáfora no válida. Iniciar nueva metafora...
...
...
processing
...
...
Emoooooooooooooooooooo

Edel dijo...

Ya hablamos luego.

Yo, alma condenada dijo...

"Nuestra amistad es como la luan,q ue aunque pase por las diversas fases siempre vuelve a salir, y más llena que nunca..."

Y aunque por motivos estudiantile sy exámenes este verano halla tocado fase de luna nueva (en la que la luna no se ve porque está la tierra tapandola con la sombra) verás como muy rponto vuelve a salir... no olvides nunca que estamos contigo, pajarillo, tan sólo llama y allí estaremos...