miércoles, junio 10, 2009

Un mundo helado


Tras mi ventana una cálida noche de verano. Veinte grados y templada lluvia.

Por dentro, frío seco.

Contradictorio. Pero frío, como si la calma fuera escarcha en mis venas. Como si nada importara, como si nada pudiera sorprenderme. Como si tan solo estuviera viendo otra vez la misma película, el mismo giro de guión tosco y burdo pretendiendo ser inesperado.

Contradictorio. Por no querer creer los capítulos que vendrán ahora. Incomprensión y caída de mis acciones en la bolsa de la autoestima, dudas, sospechas de mentiras que hollaran mi espalda, olvidos que beberan mi sangre.

Frío. Casi tanto como una tabla de surf. Casi.

Y una etiqueta colgada de mi corazón: 80 euros.

Ya veis, 3 meses de sueños valen poco mas que una noche de sexo en un burdel.

Y, a pesar de todo, el mundo sigue girando. Cargado de contradicciones.

Pero, sobretodo, frío.

3 comentarios:

Yo, alma condenada dijo...

Dioses, Fénix... qué pasó? ¿Estás bien? ¡Ánimo, estamos contigo!

Pacuxo dijo...

no controlo muxo de burdeles pro creo ke 80 euros te dan pa toda una pofesional xDD

como tu dices "el mundo sigue girando"...

Edel dijo...

La gran rueda gira pero no te preocupes por el tiempo, y la persona que te espera a conocer es sin duda mejor pues no tendrá las cosas que no te gustaban de M.